El ninguneo a los jóvenes

¡Buenas tardes, lectoras y lectores!

Es curioso cómo trabajar en el hospital, o hacer prácticas en mi caso, puede ser tan interesante y suscitar tantos pensamientos.

Esta semana he empezado el Prácticum de sexto de medicina. Y aunque el primer mes me tocaba en Pediatría, una especialidad que no es ni mucho menos una de mis preferidas, la experiencia de esta primera semana ha sido muy gratificante. Durante este mes tengo el gusto de estar en un servicio de Urgencias Pediátricas, no demasiado saturado, con una adjunta y dos resis que son majísimas, te explican todo y te dejan hacer cosas. No es precisamente lo habitual, así que estoy en mi salsa, y aprendiendo mucho. El horario es algo pesado para lo que estamos acostumbrados los estudiantes, pero la verdad es que no lo cambiaría ahora mismo por nada, porque aunque estar de 8 a 3 parezca mucho, todas esas horas están cundiendo. Y no sólo en términos médicos y pediátricos.

Durante esta semana no sólo he visto gastroenteritis, broncoespasmos y casos más variopintos. Me he encontrado, de nuevo, con una situación que creo que todos los estudiantes medianamente participativos, así como los residentes, han vivido alguna vez. Me explico:

Imaginad un niño que llega acompañado de su abuela por un dolor en la pierna. Imaginad que se le hace la debida anamnesis, se le explora, se le da el tratamiento adecuado, con un antiinflamatorio. La abuela del niño cuenta que la madre del susodicho tiene otro antiinflamatorio diferente del cual no sabe decir bien el nombre, pero la adjunta le hace receta igualmente, ya que no sabemos cuánto le quedará.

Bien.

Pues antes de irse de allí, salgo receta en mano por orden de la médica, a darle tanto ésta como el papel donde figura la exploración y demás. Me pregunta si da igual darle ese o no, le digo que mejor le dé el que la médica le ha dicho (porque ya va explicada la posología adecuada al peso del niño, y así nos evitamos sobredosificar o infradosificar). Me pregunta si se lo da sólo cuando le duela o no. Le digo que si le deja de doler no hace falta dárselo, pero si se queja, que se lo den tal como figura en la receta.

Y en mitad de explicación, la mujer me corta entonando un “espera…”, se mete en la consulta, le pregunta a la médica, la cual le dice EXACTAMENTE lo mismo que le estaba diciendo yo, y entonces sí, ya se queda contenta y se va.

Y perdonad que os diga, pero no hay cosa que me dé más rabia a título personal que esa gente, de la edad o sexo que sea, que menosprecia sistemáticamente lo que les explico, por ser joven, por ser mujer, o por el motivo que sea. Esas personas que sin disimulo alguno desconfían de ti y prefieren que el típico médico anciano, hombre, por supuesto, y con mucha experiencia, sea quien les explique las cosas. Y te lo llegan a decir a la cara, ojo, tal cual: “prefiero que me atienda un médico mayor, con más experiencia”, algo que le pasó a una de estas dos resis. Y si a mí me sienta así de mal, ni me imagino cómo se le quedará el cuerpo a las residentes. Y digo “las” porque en Sanidad la tendencia es a la feminización del colectivo, tanto entre médicos como en enfermería y en todos los trabajadores del sector.

Así que, pacientes todos, olvídense ya del estereotipo de “médico = hombre viejo”, porque cada vez lo van a ver menos. Que porque les atienda alguien más joven (o mujer), no quiere decir que no tenga ni idea de lo que está diciendo. Que ha tenido que estudiar y practicar como el que más. Y francamente, entre una señora mayor y un facultativo residente, ¿quién va a tener más idea?

Bueno, hasta aquí la reflexión. ¿Cómo podemos solucionarlo, si es que hay opción a evitar estas situaciones que crean disconfort tanto entre estudiantes y residentes como en los propios pacientes? Animaos a comentar 😉

Un comentario en “El ninguneo a los jóvenes

  1. Muy interesante, comparto tu opinión al 100% ya que al igual que tu me he visto en esas circunstancias que describes.Yo también soy estudiante de Medicina y tengo mucha paciente porque soy consciente de que nosotros somos el futuro, así que se preparen.
    PD:Yo también tengo un blog y se lo difícil que es hacerse visible cuando se empieza así que intentaré estar al tanto de tus nuevas publicaciones. Aquí te dejo mi blig por si te apetece pasarte.Un saludo

    https://medicinaysaludconsuli.blogspot.com.es/?m=1

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .