Comida, estrés y ansiedad

¡Buenas a todos!

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, es verdad. Pero he tenido unas semanas bastante ajetreadas y he decidido esperar un poco para poder hacer una entrada decente. Actualmente estoy acabando mi rotatorio por neumología, que la verdad es que podría haber sido mejor de no ser por la baja por enfermedad que se ha pillado uno de los profesores de docencia, lo cual hace que los estudiantes estemos un poco menos cuidados.

Tenía muchas cosas pensadas para la entrada de hoy, pero acabo de ver algo que me ha inspirado y ya que ahora tengo tiempo, voy a aprovechar. Acabo de ver en mi twitter personal un tweet en inglés que decía lo siguiente:

“Está bien comer para reconfortarte. Está bien ‘comerte tus sentimientos’. Está bien confrontar tu vida del modo que mejor funcione para ti. Está bien ser gordo/a”. Y alguien con un humor bastante dudoso apunta como respuesta “quizá unas flexiones…”.

¿Y qué queréis que os diga? Esto me da para pensar, y sobre todo, para preocuparme. Me explico:

– Una persona no vale más o menos por tener una talla u otra, por supuesto. Todos tenemos el mismo valor intrínseco por el hecho de ser personas, con independencia de nuestro aspecto exterior y envergadura.

– Por supuesto que está bien afrontar cada uno nuestra propia vida como creamos conveniente y mejor para nosotros. No todos somos iguales o funcionamos igual, y nadie mejor que uno mismo para saber qué le va mejor o peor hacer cuando tiene un problema.

– PERO aquí viene mi opinión impopular: comer para aliviar ansiedades y otras emociones NO está bien, y NO es el modo de arreglar o paliar nada, para nadie. Y antes de que os llevéis las manos a la cabeza, dejad que explique por qué lo digo.

Es obvio para todos que comer es una actividad placentera, y así ha de ser. Al fin y al cabo, es una de las actividades que nos permite mantenernos con vida y saludables. Y también es cierto que comer, como otras cosas, activa los circuitos de recompensa de nuestro cerebro para hacernos sentir bien al comer lo que nos gusta y que repitamos esa conducta. Algo que, claramente, jugaba un papel muy importante en la supervivencia del ser humano primitivo. En la actualidad, y desde el punto de vista de una sociedad del primer mundo, donde afortunadamente no suele ser un problema acceder a la comida, esta no sólo cumple una función trófica sino también social. Si no, fijaos en las fechas que se acercan: las familias se reúnen en torno a la mesa y, comiendo, socializan.

Hasta aquí todo bien.

Pero el problema desde mi visión de futura médica viene cuando utilizamos la comida como fuente de obtención rápida del placer. Es una conducta mucho más frecuente de lo que nos podemos llegar a pensar, y en muchos casos hasta inconsciente, pero no deja de ser un error. Y es que en este caso el comer está actuando como un parche ante el sentimiento de ansiedad, tristeza, etc. que la persona que come está sufriendo. Por tanto, no soluciona nada, sino que palia esa sensación desagradable durante un rato, sin actuar sobre el motivo real que la genera. Es la opción fácil. Y refleja, en mi opinión, que la persona que lo hace no sabe gestionar de otra manera más eficiente y productiva esas emociones y sensaciones, ni está en vías de averiguar de dónde vienen y cómo manejarlas. Incluso puede que sí que lo sepa, pero no se atreva por temor al cambio. O a descubrir que, quizá, la raíz de los problemas no sea sólo el entorno, sino algo de su mundo interior que conviene mejorar o madurar.

Así que, personas del mundo que hagáis esto, y seáis conscientes de ello: así no arregláis nada. Pensad de dónde os vienen esas emociones, qué podéis hacer para arreglarlo de verdad, y aunque cueste más, valdrá la pena. Porque no podemos comparar un mero parche con una solución a más largo plazo que, no sólo puede llegar a solventar el problema actual, sino también prevenir problemas similares en el futuro. Los psicólogos son excelentes profesionales y ayudan muchísimo, los psiquiatras también. No es ninguna vergüenza acudir a ninguno de ellos y, en ocasiones, es lo mejor que se puede hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .