Un mes tras empezar la preparación MIR #2MIR18…

¡Buenas tardes a todos!

Parece mentira, pero sí, ya llevamos los opositores de #2MIR18 algo más de un mes estudiando como energúmenos para sacarnos nuestra querida plaza… ¿Primeras impresiones?

Pues bien, de momento. Resistiendo para no “brotar”… 😜

Estudiar diariamente no se hace, de momento, demasiado cuesta arriba. También es verdad que aún faltan meses para el MIR y verlo aún un poco lejos ayuda, pero tengo la sensación de que se va a pasar rápido este tiempo hasta que me toque hacer el examen, y de forma exponencial. Lo que sí cuesta es ponerte el lunes de buena mañana a estudiar cuando has pasado el sábado noche y el domingo (o doMIRgo, según cada cual) haciendo de todo menos abrir un libro 😌

En cuanto a los simulacros, en fin, qué decir. Eso es una montaña rusa, empiezas bien y cuando empiezan con los simulacros inventados por la academia ¡ZAS! en toda la boca. Y se nota muchísimo si lo haces por la mañana, por la tarde, habiendo comido más o menos, dormido más o menos, o simplemente la inspiración el día que te toca hacer el simulacro. Pero visto así, la verdad es que viene muy bien hacerlos, no sólo por el tema de la corrección y demás. Aprendes sobre cómo funciona tu mente a nivel académico y descubres cómo potenciar y rentabilizar más tu manera de hacerlo, tu estudio, en qué momento del simulacro comer o beber, o cuándo salir al baño, todo. Al final, creo que llegas al MIR con todo súper estudiado, y no sólo el temario a examen. Pero esa sensación de descubrimiento, de ir viendo cómo funcionas mejor o peor, ir mejorando poco a poco,… qué queréis que os diga, me gusta. A pesar de la rabia que da cuando corriges y ves una pregunta mal contestada que en realidad te sabías y no entiendes qué se te pasaba por la cabeza para hacerla mal, por ejemplo. Porque sí, te cabreas un poco contigo misma en momentos así, pero tienes la seguridad de que ese fallo ya no vuelve a suceder. Y poco a poco se va construyendo el puente de una orilla a otra del río.

Como apunte positivo he de decir que puedo presumir de no recurrir (casi) nunca a cafés y demás para estudiar. Me he propuesto utilizar el mínimo de café, betabloqueantes, benzodiacepinas y demás cosas que se suelen utilizar preparando esta oposición. Que si me hace falta irremediablemente, pues bien, pero mientras pueda prescindir, querrá decir que estoy haciendo las cosas bien.

Y es que yo creo en una cosa: creo que el estudio del MIR no es sólo unos meses en que te matas a estudiar y desarrollar ojeras sin ver el sol, no. Aprendes mucho más. Es una pequeña lucha diaria contra tu cabeza para sobreponerte si te entra ansiedad, si te sale un simulacro un poco mal y te da bajón… todo eso son momentos en que puedes autocomplacerte o puedes simplemente asumir que esto es una carrera a fondo de resiliencia y capacidad mental. El momento de reconocer tus emociones, saber por qué están ahí, aceptarlas, extraer una lección y seguir.

Vale, es verdad, me ha salido una entrada algo filosófica… pero ¿qué pretendéis? Son las 8 de la tarde, estoy estudiando desde las 9 de la mañana y las neuronas se desconectan a estas alturas por voluntad propia para no morir 😆

Ya os iré informando de cómo sigue la experiencia…

PD: al final no me pusieron la matrícula (cabritos…) pero el 10 me lo llevé. Vaya que sí. JA.

Un comentario en “Un mes tras empezar la preparación MIR #2MIR18…

  1. Pingback: Mi experiencia con la academia MIR | La Bata de Azahara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .