La empatía en el colectivo médico

¡Hola a todos!

Durante estos últimos días he estado pensando sobre un tema recurrente en el ámbito de la medicina: la empatía de los médicos hacia sus pacientes y otras personas.

Siempre se ha comentado que parte del colectivo no tiene en ocasiones la suficiente empatía con los pacientes. El fenómeno se ha estudiado, y algunas investigaciones clásicas llegaban a la conclusión de que esta empatía comienza a declinar ya en la propia carrera universitaria, donde la media de las capacidades empáticas de estudiantes de primero supera a la de los últimos cursos. No obstante, otras publicaciones más recientes señalan que habría que revisar de nuevo estos estudios, porque las conclusiones de los mismos se basan en el análisis de tests autoaplicados, donde la subjetividad puede influir en los resultados de la investigación. De ese modo, cuestionando la validez del método de evaluación y de dichos estudios. Si a alguien le interesa, dejo uno de ellos aquí:

“Quince T, Thiemann P, Benson J, Hyde S. Undergraduate medical student’s empathy: current perspectives. Advances in Medical Education and Practice. 2016;7:443-455.”

Link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4976762/

Ojo, está en inglés, como casi todos los papers científicos.

Volviendo al tema de la empatía, el caso es que he recordado todo este debate a raíz de las reacciones de otros individuos (médicos la mayoría, alguno de otras profesiones sanitarias) comentando publicaciones en Internet donde opositores expresan sus sensaciones y emociones mientras preparan la prueba. Los pensamientos que les rondan durante las horas de estudio y los breves lapsos de descanso. Y la gran mayoría eran opiniones del nivel “menos quejarte y más estudiar”, “deja de intentar dar pena” y “hay cosas peores”. No seré yo la que niegue que seguro que hay situaciones y problemas muchísimo peores en la vida que estar preparando el MIR o cualquier otra oposición, desde luego. Pero tampoco seré de las que apoyan aquél dicho que rezaba “saca tu cruz a la calle y verás otras más grandes”. Porque el mero hecho de que tú, lector que criticas ese artículo de un opositor, hayas tenido experiencias más crudas que esa, no le quita validez a los sentimientos y emociones de la persona que vive actualmente el proceso de preparación MIR. ¿O es que acaso has olvidado tú lo que es la vida y rutina del estudiante? Al margen, por supuesto, de que el examen MIR en épocas pasadas era debían facilidad extrema comparado con lo que se pregunta hoy día en el mismo, un mero trámite burocrático para empezar a trabajar. Parece que algunos han preferido olvidar esa época de estudio, digo yo que por algo será.

Esto que parece tan básico se le olvida a la gente con demasiada frecuencia. Que tú pienses que la experiencia vital que está atravesando esa persona no es “para tanto” no deslegitima a la persona que lo vive a sentirse mal, agobiada o como sea que se sienta. Y si necesita hablar, pedir ayuda, desahogarse, o expresarse… Si necesita lo que sea, no seré yo quien le niegue la opción de contar lo que siente. Concepto que no solo es aplicable a las oposiciones, sino a la vida en general.

Y vosotros, ¿Qué opináis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .