Para mis futuros R pequeños

¡Hola a todos!

Como sabéis, hace poco han salido las listas provisionales del MIR, y la espiral de búsqueda de información sobre las diferentes especialidades, Hospitales y demás está acelerando en estos últimos días. Escribí de hecho hace ahora 72 horas un Tweet animando a los futuros R1 a escribirme para preguntar cualquier duda que tuvieran… y la verdad es que me maravillan los resultados. En el momento de escribir esta entrada he respondido ya a 12 personas, y eso me ha hecho plantearme que tal vez es oportuno hacer una entrada al respecto de la elección de especialidad. No me gustaría olvidar aquél día en el que yo estaba en vuestra posición, y tenía las mismas dudas que vosotros, así que…
He aquí mi pequeña aportación a la causa:

Lo primero de todo, enhorabuena por haber llegado hasta aquí. Independientemente de tus resultados. Haber sacado el número esperado o no, no determina tu inteligencia, tu valía como médico/a, o tu conocimiento. No olvidemos que es un único examen, largo, pero solo uno, y que haber hecho el examen un año antes o después, un día antes o después, puede jugar mucho en tu favor o en tu contra. No estamos exentos de los efectos del factor suerte. Recompénsate por el esfuerzo realizado todos estos meses, pues eso es lo que realmente determina tu valor como futuro profesional: que eres capaz de pelear por lo que deseas de forma incansable, y aprender todo lo que puedas por y para los pacientes.

En segundo lugar, cabeza fría. El hecho de tener un número peor de lo necesario para alcanzar vuestra especialidad soñada, no quiere decir que debáis desterrarla de vuestra lista desde el inicio. Las modas van cambiando y una especialidad que un año se acaba rápido, al año siguiente puede acabarse más tarde, y siempre hay alguna sorpresa. Ojo, lo mismo puede suceder al revés: tener un número muy bueno no ha de hacerte confiarte demasiado y siempre es buena idea contemplar otras especialidades y plazas por si acaso. Lo más importante, estéis en el caso que estéis, es tener la mente (y vuestra lista de especialidades) lo más abierta y amplia posible. Quizá, una manera de empezar a confeccionarla sea plantearse qué especialidades NO haríais bajo ningún concepto; esas las cuales no cogeríais si fuese lo único que quedase, y preferiríais repetir el MIR antes que cogerlas. Así descartáis un pequeño grupo. Y entonces, cogéis el resto y las ordenáis.

Otro aspecto muy importante: antes de pensar en especialidades concretas, pensado si vuestro perfil es más médico o quirúrgico, más generalista o más de aparatos y sistemas concretos. Si os gusta o no ver pacientes (esto es MUY importante), y si estáis dispuestos a moveros de vuestra ciudad o no, y hasta dónde estáis dispuestos a desplazaros… que puede ser de hecho el mayor limitante para vosotros, según dónde viváis. Si estáis dispuestos a hacer guardias o no. Todo esto puede ser mucho de golpe, pero siendo honestos con vosotros mismos es como mejor resultado obtendréis a la hora de hacer vuestra propia lista.

Por supuesto, preguntad. Preguntad muchísimo, a todas las personas que podáis, sobre todas las plazas que os interesen. De verdad, no molestáis, al contrario. Nos encanta poder ayudaros porque nosotros un día tuvimos que pasar por eso también. Preguntad sobre rotatorios, formación, Congresos, ambiente de trabajo con los compañeros y adjuntos (¡que no se os olvide este punto!), libranza o no de las guardias (me lo agradeceréis si preguntáis antes de elegir plaza) y demás puntos que os interesen. ¿Salario? Por qué no, no se vive del aire. Cualquier cosa. Sin tener vergüenza de querer saber. Y DESCONFIAD totalmente de los sitios donde os pregunten vuestro número MIR. Porque normalmente cuando eso ocurre es que se tiene en cuenta más el prestigio que la formación de calidad, o que se os usa más de peón de obra que de residente, para quitarse faena de encima. Suena crudo, pero hay que intentar evitar eso, por vuestro bien. Venís a aprender, no a hacer la faena de los demás.

Por último, solo quería deciros que si no habéis conseguido plaza, no desesperéis. El sistema no es perfecto, existen errores, factor suerte, muchos determinantes que influyen en vuestro resultado. Algún acontecimiento vital, las modas de cada año… No os sintáis culpables por no haberlo logrado, no sois menos que nadie. Descansad, que os lo habéis ganado, despejad la mente, dedicaos tiempo a vosotros mismos y a vuestra familia, amigos, pareja… a vuestros hobbies, al ejercicio, a vuestra salud. Y entonces, volved a la carga. Porque un día será vuestro día, y entonces sabréis que valió la pena la lucha.

Vuestros R mayores os esperamos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .