¿Por qué Familia?

¡Buenas tardes a todos!

Empiezo a redactar mientras terminamos la sesión de Cardiología, donde estoy ahora rotando.

Por lo que acabo de escribir, parece que dicha sesión no sea interesante, pero nada más lejos de la realidad. Lo que pasa es que en este momento se están debatiendo cosas administrativas que escapan a mi dominio y comprensión… Y haber tenido guardia el sábado y venir con falta de sueño no ayuda 😴

La cuestión que venía a comentar hoy fue algo que pensé hace apenas un par de días. Resulta que quedé con una conocida compañera de profesión, oftalmóloga, con la que hice mi TFG (recordad aquella entrada…) para vernos después de todo este proceso de MIR y casi un año de residencia ya, que se dice pronto. Acudí a su consulta del centro de Especialidades y ese día la acompañaba una R0 que estaba pasando unos días por el Servicio, en su particular periplo para decidir especialidad. Así que la doctora me comentó si podía orientarla un poco, ya que una de sus opciones era precisamente Medicina Familiar y Comunitaria. Por supuesto, accedí encantada a resolverle las dudas que tuviera.

Y es aquí donde viene el quid de la cuestión, y el motivo por el cual he titulado de esta forma a esta entrada. Esta chica está encantada con las prácticas de Primaria en la carrera, y le gusta mucho el trato con el paciente, pero ha sacado un número relativamente alto en el MIR y todo el mundo le dice que “por qué coger Familia pudiendo coger otra cosa”. Así que voy a aportar aquí públicamente mi granito de arena diciendo los…

MOTIVOS POR LOS CUALES ESCOGER MEDICINA DE FAMILIA Y COMUNITARIA:

1. Porque tu número del MIR está para ayudarte a coger la especialidad que te guste de verdad: son igual de buenos un 200 o un 5000 si ambos te permiten coger una misma plaza que te gusta. Coger Familia con un 200 no es desaprovechar el número de orden sino todo lo contrario: usarlo para conseguir precisamente aquello que se ha estado persiguiendo durante la preparación MIR.

2. Porque lo que la gente ve (desde fuera de la profesión médica ¡y desde otras especialidades!) está muy lejos de lo que realmente hacemos. No somos secretarios de otros especialistas ni nos dedicamos a hacer recetas. Somos El Médico con mayúsculas, el de confianza. El que mejor conoce a los pacientes que trata a nivel médico y familiar. Y por tanto, el que le puede tratar de forma más integradora y eficiente.

3. Somos el médico “de las personas”. Y no es una frase que digamos porque quede bien o para darnos importancia. Es el reflejo más fidedigno de nuestra práctica diaria. Somos el primer nivel asistencial y el médico de confianza de muchísimas personas, que incluso llegan a preguntarnos si lo prescrito o diagnosticado en otros niveles asistenciales es correcto o bueno para ellos, porque somos los que les conocemos de verdad y les hacemos el seguimiento.

4. Somos médicos todoterreno: tenemos conocimiento de todos los campos médicos, al ser una especialidad generalista. Tan pronto vamos a hacer paracentesis como vamos a cardiovertir a un paciente o a hacer un cribado de ideación suicida, o a detectar casos de Violencia de Género. Eso nos da una solvencia que pocas especialidades alcanzan.

5. Tenemos el enorme privilegio de conocer al paciente en su medio: no hay otras especialidades médicas que conozcan el hogar y el ambiente en que se mueve cada paciente. Y eso, creedme, es información vital para entender a los pacientes, ayudarles a cumplimentar su tratamiento y mejorar su adherencia terapéutica. Inclusive, para llegar a conocer otras necesidades y poder informarles sobre otros recursos que puedan necesitar (Trabajador Social, Psicología, Odontología o Podología en clínicas con precios más accesibles a niveles socioeconómicos más vulnerables…).

6. Estamos en todas partes: Unidades de Conductas Adictivas, Medicina Rural, Urgencias, Atención Domiciliaria, SAMU, residencias de ancianos, y claramente, medicina privada. No te vas a quedar sin trabajo, eso seguro. Aún no conozco a ningún residente de MFyC que haya acabado la especialidad y esté en paro largos periodos. Ninguno. Todos trabajando.

Así que, en resumidas cuentas: aunque todas la especialidades médicas tienen sus luces y sus sombras, y en Medicina Familiar también las hay (carga asistencial fundamentalmente), si cuando alguien te dice “si puedes coge otra cosa” te sientes mínimamente ofendido/a, no sé, quizá es que nuestra especialidad realmente te gusta 😉

Al final, cuando se escoge plaza no hay una única opción correcta: has varias opciones que seguramente te van a hacer feliz, el abanico es amplio. Pero hay que escoger siempre desde el corazón. La plaza, al fin y al cabo, quién la va a disfrutar o sufrir es el que la escoge, no los demás. Por eso, mi consejo es obviar directamente las opiniones de los demás e ir a por lo que te gusta de verdad. Ninguna especialidad es mejor que otra, todo depende de uno mismo.

2 comentarios en “¿Por qué Familia?

  1. Que gran entrada! La verdad es que tienes mucha razón en todo lo que comentas, pero somos muy poco valorados, tanto por la sociedad como por los propios compañeros, cuando en verdad somos el pilar fundamental del sistema sanitario, y una atención primaria de calidad da calidad al sistema de salud.
    Enhorabuena por este trabajo que estás haciendo y estoy descubriendo ahora. Seguiré tus entradas🙌🏼👏🏼😜

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .