La vuelta a la rutina

¡Hola a todas y a todos!

Hoy vengo de nuevo por estos lares, tras un periodo de fiestas navideñas importante, en el que más que descansar me he dedicado a hacer guardias entrelazadas unas con otras en lo que decidí llamar el Súper-tándem de guardias. Hice los días 22, 26, 28, 31 (moneyy…) y el 3. Y hoy, para rematar, he soñado que tenía que hacer también el 5. Cosa que por fortuna ya no puede ocurrir porque ¡estamos a día 8!

En esta semana me he pedido los días de libre disposición que no había aprovechado durante el 2019 para poder descansar tras una hilera tan intensa de guardias, así que estoy aprovechando para dormir (y mucho), ir el gimnasio más, terminar de digerir todas las comilonas festivas y de paso hacer algún trámite que me quedaba por hacer de cuando me mudé.

Haciendo revisión de cómo ha sido el 2019 en términos generales y para el blog, podemos decir que ha sido un año de cambios importantes: tanto el nombre como el aspecto del blog ha cambiado, han surgido con él las redes sociales de apoyo donde tanto interaccionáis, llegando a alcanzar Instagram un tráfico de visitas igual o superior incluso al del propio blog, convirtiéndose en mi vía principal de contacto con vosotros.

(Pequeño paréntesis para alejar a mi gato del ordenador…)

A otros niveles ha sido también un año de cambios importantes, el paso de R1 a R2 y poder firmar uno mismo hace que las guardias sea mucho más llevaderas: se te acumulan menos pacientes, vas ganando confianza respecto a lo que haces, y aprendes mucho más rápido, o al menos es mi sensación. Supongo que el primer año de residencia realmente se trata de adaptarse al nuevo estilo de vida, hacer la transición de “eterno estudiante” a trabajador 24/7. Y en realidad, en el momento en el que escribo esto, ya han pasado meses y meses, y en realidad estoy más cerca de ser R3 que de ser R2… esto se pasa volando, creedme.

Ahora, compañeras y compañeros, nos acercamos a una época que para muchos significa el final de un duro camino: el 25 de enero se celebra el examen MIR 2020, un examen que está marcado por cambios también. Pasamos de 5 a 4 horas, con la consabida reducción en el número de preguntas del examen. Y aunque todos parecemos estar de acuerdo en que hacer un examen de 4 horas psicológicamente es más llevadero que hacerlo de 4, la incertidumbre sobre cómo va a afectar esto a las puntuaciones finales no ayuda a reducir los nervios. En cualquier caso, es un examen que este año ha caído pronto, así que el suplicio se recorta. Y eso, se mire como se mire, es una buena noticia. Y La Bata de Azahara estará ahí, con vosotros, viendo cómo se van sucediendo los hechos. Y posteriormente, en la medida en que los rotatorios me lo permitan, también estaré atenta a cómo evolcuionan las elecciones de plaza MIR de este año. ¡Mucho ánimo, compañeros! El mayor esfuerzo ya está hecho, ¡lo que queda es nada comparado con lo que habéis logrado ya!

Y por último, aprovecho esta entrada de despedida del 2019 y bienvenida al 2020 para recordaros que, un año más, me podéis encontrar en redes sociales: Instagram, como @labatadeazahara (si dais clic a la palabra en azul, os lleva directos al perfil); Twitter, como @Azahara1414; e incluso Facebook, como La Bata de Azahara. Está todo resumido en la pestaña de “contacto” de este blog 😉

Así que, sin mucho más que añadir… ¡Feliz 2020!

Y que este año, por mucho que los bisiestos sean malos (según dicen…) os traiga muchas cosas buenas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .