El otro ABCDE

¡Hola a todos! Tal y como comenté en mi Instagram el otro día, tengo la intención de dinamizar mi blog y convertirlo en un espacio con actualizaciones semanales para todos los públicos, así que de nuevo vengo hoy con una nueva entrada, para todos vosotros 😊

Hacía tiempo que no escribía una entrada de información al paciente y he creído que era el momento. En la consulta de dermatología he visto muchísima preocupación y desconocimiento acerca de las lesiones cutáneas que pueden aparecer y cuándo sospechar que sean “malas”, así que hoy vengo dispuesta a acabar con esa duda de una vez por todas. Hoy os presento el ABCDE de los dermatólogos para saber si una lesión es “buena” o “mala”.

La primera de las letras hace referencia a la ASIMETRÍA de la lesión. Si es redondeada, y es igual su parte derecha y su izquierda, entonces todo bien. Si trazamos una línea imaginaria por el centro de forma vertical y vemos que las dos partes son diferentes, mejor vigilemos.

La segunda de las letras se refiere a los BORDES de la lesión. Si la “peca” o lunar en cuestión (“nevus” de ahora en adelante) tiene los bordes iguales, o dicho de otra forma, es redondita, no nos preocupa. Si tiene bordes picudos, o formas raras, sospechemos.

La tercera letra es la C de COLOR. Que tenga un solo color y sea uniforme es buena señal. Si tiene varios colores, debemos sospechar.

La cuarta letra es la D de DIÁMETRO. Un nevus de menos de 6 milímetros tiene muy poca probabilidad de malignizar (hacerse “malo”). Uno que sea mayor de esas medidas deberá tener más vigilancia. De igual forma, si crece, hay que consultar ipso facto.

La última letra, y la más importante de todas, es la E de EVOLUCIÓN. Si un nevus tiene desde siempre un tamaño mayor de 6mm, por decir un ejemplo, pero no crece, no cambia de color, está siempre igual… no hay problema. Es grande per se, pero se está manteniendo estable. Si un nevus es asimetri pero ha sido siempre así, y no cambia, no pasa nada. Es asimétrico por naturaleza pero no es malo mientras no experimente más cambios. Y por el contrario, si tenemos un nevus muy pequeño y redondito, de un único color, plano, uniforme pero súbitamente gana volumen, crece, cambia de color… hay que consultar de forma preferente.

Con todo esto, espero que ahora sea más sencillo para todos entender cómo se evalúan los nevus y cuándo sospechar de ellos. Y ya sabes, si te ha gustado o crees que puede ser de ayuda, ¡comparte! a mí me hace ilusión y me ayuda a seguir, y a los demás les ayuda a entender su cuerpo y saber más sobre su salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .