¿Cuándo consultar a un oftalmólogo?

¡Buenos días de sábado a todos!

Hoy vengo con una entrada de lo más visual, y es que el otro día comentábamos acerca de la salud ocular y cuándo debemos consultar sin demora a un oftalmólogo. Hoy pretendo disipar vuestras dudas, así que si os interesa, quedaos hasta el final.

Photo by The Devil on Pexels.com

SALPICADURAS:

Si estás trabajando o haciendo alguna tarea con productos químicos corrosivos, productos de limpieza, y te salpica alguno en el ojo, este es un motivo de consulta ineludible, puesto que nos estamos jugando la visión del ojo u ojos afectados. El primer paso sería lavar con agua corriente bajo el grifo durante 10 minutos, ininterrumpidos, para eliminar la sustancia lo más rápido posible del interior del ojo. Acto seguido, hay que acudir urgentemente al oftalmólogo, quien revisará hasta dónde han llegado los daños, revisará la córnea, párpados por dentro y fuera, y os pondrá todo el tratamiento necesario, programando si es preciso sucesivas visitas.

CUERPO EXTRAÑO:

Si te ha entrado algo en el ojo y no eres capaz de eliminarlo con el lavado con agua/suero, deberías acudir a un médico. Mínimo a nosotros, los médicos de familia. Hay que comprobar que ya se haya eliminado el cuerpo extraño (piedrecita, arenilla, lo que sea) y en caso de que siga ahí, retirarlo. También hay que comprobar que no se haya producido ninguna herida en la córnea (una úlcera corneal), puesto que precisa tratamiento específico y vigilancia, y no detectarla y tratarla a tiempo puede suponer infecciones mayores y/o pérdida de agudeza visual.

PÉRDIDA DE VISIÓN “EN CORTINA”:

Si un buen día percibes una pérdida de visión de un ojo “como una cortina que cae”, una “nube” o una mancha negra central que no se mueve de sitio al mover el ojo, acude inmediatamente a Urgencias Oftalmológicas. Hay que ver el ojo con detenimiento, dilatar la pupila y ver por dentro, pues hay que descartar un desprendimiento de retina, el cual tiene en muchos casos tratamiento quirúrgico y precisa de ciertas pautas a seguir hasta dicha intervención, como cuidar la postura al dormir, evitar sobreesfuerzos… si has sufrido un desprendimiento de retina, tu oftalmólogo te explicará cómo cuidarte hasta la intervención.

Así pues, ya sabéis: todo lo que implique DOLOR Y/O PÉRDIDA DE VISIÓN requiere ser visitado de urgencia, pues puede ser de relevancia. Espero que la entrada os haya sido de utilidad, sed libres de compartir con cualquier persona a la que le pueda resultar de utilidad… ¡compartir es vivir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .