Rotatorio externo

¡Buenas a todos!

Hoy vengo con una entrada diferente, y es que me gustaría hablaros de mi rotatorio externo. Para empezar, un “rotatorio externo” es un espacio de tiempo, en mi caso dos meses, donde puedes solicitar pasar un tiempo en otro lugar, otro Servicio, aprendiendo cosas que de normal no aprenderías. Cada residente tiene durante su formación un lapso de tiempo variable que ha de destinar a ello, y debe elegir dónde ir.

En mi caso, consideré que si quiero trabajar en Centro de Salud cuando acabe mi especialidad, debo pasar el máximo tiempo posible en Centros de Salud, y vi que el rotatorio externo era la oportunidad perfecta. No solo para tener más formación de Atención Primaria sino para, además, conocer centros de otras zonas y darme a conocer en más lugares para tener mejores oportunidades de trabajo después. De esa forma, me decanté por el Centro de Salud de La Cañada, perteneciente a Paterna. Allí se encuentra mi tutora de primer año (tuve que cambiar de tutora a mitad, por los traslados de trabajadores de un centro a otro).

Photo by Jonathan Borba on Pexels.com

La verdad es que no puedo estar más contenta. Mi primera impresión al llegar fue de contraste: estoy acostumbrada a los Centros de Salud de la ciudad, rodeados de edificios gigantes y de bullicio, y a los cuales mejor que vayas en transporte público porque aparcar… difícil. Sin embargo, cuando llegué me encontré una calma tremenda, ni un alma en la calle, más frescor que en la capital y una noche estrellada coronando los árboles y el parque que rodeaban al centro. Todo eso al lado de una estación de metro, de modo que si en algún momento no disponía de coche (o no me apetecía conducir) siempre me quedaba esa opción.

Luego, por supuesto, es muy importante el ambiente de trabajo, y la verdad es que no está nada mal, pero eso es una lotería. También puede ser variable en el tiempo porque la gente llega, se va, los coordinadores cambian y todo es dinámico. Pero hoy por hoy puedo decir que estoy a gusto y sé que voy a seguir estándolo hasta final de noviembre, que es cuando acabaré mi estancia por allí para volver a mi CS original, a pasar dos mesecitos de Pediatría. En diciembre y enero, para ser más exactos. La mejor época para ver mocos y mocos, laringitis y demás… y con la que está cayendo. Pero oye, no me quejo: R3 y R4 son años mucho (pero mucho) mejores en términos de calidad de vida que R1 y R2.

Además, pequeño detalle: se trabaja bastante, porque sí, los Centros de Salud están abiertos y atienden a la gente… Pero a pesar de ello la carga asistencial, la cantidad de gente que tenemos que ver y de llamadas que tenemos que hacer, son menores que en la capital y nos permiten un ratito de descanso a media mañana para almorzar. ¡Eso siempre es señal de calidad!

En resumidas cuentas, buena época para mí: muchas guardias en jueves, rotatorio chulo, ambiente agradable, menos calor que meses atrás, tiempo para almorzar… Siempre he dicho que me gusta vivir en la capital, en Valencia. Pero, a falta de hacer el rotatorio de rural, creo que para trabajar prefiero el extrarradio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .