¿Cómo controlamos tu colesterol en consulta?

¡Hola a todos!

Esta semana he estado pasando consulta de forma más autónoma, y he aprovechado para repasar un poquito el tema del control del colesterol en los pacientes diabéticos, y en general en la población que el médico de familia atiende en sus consultas. Seguro que muchas veces habéis tenido dudas sobre cómo saber, con vuestra analítica, si el colesterol que tenéis está correcto o no para vuestro caso. Así pues, voy a intentar sacaros de dudas, como siempre, sin muchos tecnicismos. Con palabras y expresiones para todos.

Photo by Pavel Danilyuk on Pexels.com

En síntesis, diríamos que para cada persona hay que individualizar los niveles a alcanzar, ya que no es lo mismo una persona joven y sin problemas cardiovasculares que una persona que, por decir un ejemplo, tiene ya diabetes y ha tenido incluso un infarto. Por eso, primero tenemos que hacer una estimación de algo que llamamos el riesgo cardiovascular del paciente. Para eso valoramos la historia clínica del paciente, las enfermedades que tiene hasta el momento, y clasificamos al paciente en una de las siguientes categorías (pondré fotos de diferentes colores, de amarillo a negro, según gravedad):

Photo by cottonbro on Pexels.com

Riesgo Moderado

Pacientes por lo general de menos de cincuenta años, y que llevan menos de 10 años padeciendo diabetes.

Photo by Zetong Li on Pexels.com

Riesgo Alto

No tienen órganos diana dañados (órganos principales: corazón, riñones…) pero ya llevan 10 años o más de evolución de su diabetes.

Photo by Vanessa Loring on Pexels.com

Riesgo Muy Alto

Tienen enfermedad cardivascular establecida (es decir, han tenido algún infarto, ictus…) y tienen tres o más factores de riesgo cardiovascular, que condicionan que puedan volver a tener otro infarto, otro ictus, o similares.

Photo by Photography Maghradze PH on Pexels.com

En el caso de los pacientes de riesgo alto, por ejemplo, el mal llamado colesterol “malo” o LDL debería estar por debajode 70 mg/dL en la analítica, mientras que en los de riesgo muy alto debería estar por debajo de 55 mg/dL.

Pero no solo miramos el LDL, miramos también otras cosas: el llamado colesterol “no HDL” (que es un conjunto que englobal el VLDL, IDL…) no debe sumar más de 100 mg/dL en los pacientes de riesgo alto, mientras que en los que tienen un riesgo muy alto no debería superar los 85 mg/dL. Hay un último marcador en sangre, la apolipoproteína B (ApoB) que también sería muy útil pero habitualmente no está disponible para pedirla en los análisis que nosotros podemos solicitar al laboratorio, por lo que lo normal es que no la encontréis en vuestro análisis de sangre cuando lo chequeéis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .